Brasil y México avanzan en pagos de bajo valor, ¿y Colombia?

Noviembre comienza con grandes noticias para la inclusión financiera en Latinoamérica: Brasil lanza PIX y se cumple un año de CoDi en México.

MÁS INFORMACIÓN →

Estos sistemas electrónicos automáticos para transacciones de bajo valor les permiten a las tiendas de barrio recibir pagos electrónicos sin costo de datáfono ni comisiones.

Brasil lanza el 16 de noviembre un sistema de pagos de bajo valor denominado PIX, que le permite al pagador realizar transacciones con su teléfono inteligente de forma gratuita, ser notificado del débito y conocer el saldo de su cuenta en cuestión de segundos. Para el vendedor del producto o servicio la experiencia es similar: simplemente recibe en su cuenta el dinero correspondiente a esta transacción, siendo notificado segundos después de que el pagador haya realizado la transferencia. Además, con una sola inversión: el costo de imprimir un código QR por una única vez, ya que esta misma impresión es escaneada por todos sus clientes al momento de realizar el pago.

De esta manera, no solo se busca que cualquier persona, bancarizada o no, pueda pagar en una tienda de barrio a cualquier hora del día y en cualquier día de la semana, sin costo para el que paga, ni mucho menos para el que recibe el pago.

Brasil es una economía de 209 millones de personas, de las cuales el 60% (125 millones) tiene tarjeta débito y/o crédito y realiza compras de bienes y/o servicios por US$316 billones en 4,5 millones de datáfonos en un mismo año. De este volumen total de transacciones, US$7 billones se realizan con el teléfono celular.

Aunque suene a un mercado bastante grande, en él existen 58 millones de usuarios con servicio de telefonía celular que no tienen una tarjeta débito o crédito y realizan todas sus compras con efectivo. De estos usuarios de telefonía móvil, 45 millones no tienen ninguna relación con el sistema financiero.

Ahora bien, si la cifra de población no bancarizada suena bastante grande, por ser igual a la totalidad de la población colombiana, la realidad es que esta porción solo representa el 21% de la población total de Brasil, mientras que en Colombia las personas no bancarizadas alcanzan el 42% del total de habitantes.

En resumen, la crisis de bancarización en Colombia es dos veces más importante que en Brasil.

Por otro lado, en México, un país que cuenta con una cultura del efectivo más grande que la colombiana, y en la que durante muchos años la banca tradicional no pudo atraer a la gran mayoría de la población, está viendo un cambio sin precedentes.

El 1 de noviembre de 2019 fue lanzado CoDi en México, un sistema de transacciones automáticas de bajo valor que les permite a tenderos cobrar sin datafono y recibir los recursos de la venta de forma automática, sin pagar comisiones. Adicionalmente, le permite al pagador transferir desde su teléfono, recibir una notificación de pago en segundos y, lo más importante, sin costos por comisión.

A tan solo 12 meses de su lanzamiento, 5,8 millones de personas no bancarizadas decidieron entrar al sistema financiero bajando la aplicación, realizando 872.715 transacciones por un valor equivalente a US$43 millones.

De continuar a este ritmo, CoDi podría bancarizar 20 millones de adultos en cuatro años, lo que equivale a una cifra similar al total de colombianos no bancarizados entre los 16 y 65 años de edad.

Dicho lo anterior, Brasil nos enseña que no debemos tener un problema de proporciones inconmensurables como el caso colombiano para tomar medidas y resolverlo. México nos provee evidencia de que un sistema de transferencias automáticas de bajo valor es una solución efectiva y eficaz para solventar los bajos niveles de bancarización en los países de la región.

Por esto me pregunto, ¿qué espera Colombia para hacer lo mismo, si la bancarización es la punta de lanza para resolver problemas relacionados con el lavado de activos, los costos excesivos de los créditos gota a gota, el bajo nivel de ahorro de las familias colombianas, la dinamización de la economía y la generación de empleo formal en el país?



Puntuación
Posición en Iberoamérica
1
Juan Esteban Saldarriaga
Vice President at Alianza FinTech Iberoamerica | Co-Founder Rapicredit | ColombiaFinTech.co
24.4
5
3
Diego Molano
Consultor internacional en temas de TIC e innovación
19.4
18
4
David Velez
Founder and CEO at Nubank
17.0
27
5
Martin Schrimpff
Co-Founder of Zinobe | Founder of PayU | Founder Pagosonline.net
15.6
32
6
Ángel Sierra
Director Ejecutivo en Asociación FinTech e InsurTech de Chile | Member of Alianza FinTech Iberoamerica
14.8
39
7
Paula Cardenas
Business Manager at AEFI | Founder Member FinTech IberoAmérica
14.5
42
8
Clementina Giraldo
FinTech & AgTech in Latin America
11.8
60
9
Juan Francisco Schultze-Kraft
Board Member – Vicepresident at Colombia FinTech | PayU Legal
11.4
63
10
Daniel Rojas
CEO & Co-Founder at Rocket.la
10.1
69
11
Alan Colmenares
Digital Transformation Enablement – Latam at Microsoft
7.3
89
12
Laura Gaviria Halaby
Global Head FinTech Acceleration at Citi | Chief Acceleration Officer at TheVentureCity
6.3
101
13
Diego Alejandro Guzman Guevara
CEO and Co Founder at Bankity
6.2
104
14
Andres Ramirez Sierra
CEO at Banlinea LATAM
6.2
105
15
Daniel Navarro
CEO & CoFounder at NIMMÖK
6.1
109
16
Fernando Sucre
CEO at ComparaMejor
5.9
110
17
Andres Villaquiran
Founder & CEO Alkanza
5.3
119
18
Carlos Castañeda Olaya
Open innovation leader at Accenture | Country Manager at Wayra
5.2
123
19
Marisol Camacho
Director of Corporate Relations at Bancóldex | Director of Mindset at iNNpulsa Colombia
4.6
131
20
Felipe Valencia
Partner at Veronorte
3.7
143
Conoce más de estas Fintechs
Las empresas Fintech mencionadas en este artículo ya no hacen parte de la Asociación. Por lo tanto, Colombia Fintech no puede dar una recomendación positiva o negativa de la calidad de sus ex miembros, ni asume ninguna responsabilidad por ello.
Las opiniones compartidas y expresadas por los analistas son libres e independientes, y de ellas son responsables sus autores. No reflejan ni comprometen el pensamiento u opinión de Colombia Fintech, por lo cual no pueden ser interpretadas como recomendaciones emitidas por la Asociación. Esta plataforma es un espacio abierto para promover la diversidad de puntos de vista sobre el ecosistema Fintech.