¿Sirve para algo la educación financiera?

La educación financiera debe ir de la mano de la inclusión financiera.

MÁS INFORMACIÓN →

n momentos de reflexión por el confinamiento, surgen cuestiones sobre el impacto, la necesidad y la vía para mejorar los niveles de cultura financiera.

Jairo Torrado* es un microempresario preparado financieramente. Ha asistido a cursos sobre costos, gestión de riesgos, seguros y hasta de matemática financiera. Pese a la amplia capacitación, aún no ha afiliado a sus empleados a la seguridad social, ocasionalmente mezcla las cuentas de la casa con las de la empresa y acude al “gota a gota” cada vez que tiene una emergencia. ¿Por qué si ya aprendió a nadar ha decidido no lanzarse al agua?

Este es un hallazgo normal de estudios sobre la efectividad de los programas de educación financiera. En promedio, las capacitaciones ensanchan el conocimiento, pero parecen no generar nuevos hábitos en quienes las toman.

Para el caso colombiano se hallan investigaciones afines a esta idea. En 2014, por ejemplo, Catherine Rodríguez, Fabio Sánchez y Sandra Zamora evaluaron el programa radial ‘Viva Seguro’ de Fasecolda. Después de generar los incentivos para que los oyentes escucharan atentamente el espacio, concluyeron que los conocimientos en temas de riesgos habían mejorado. Sin embargo, las personas decidieron no nadar en el mundo de la adquisición de seguros.

Pese a lo señalado hasta este punto, también se encuentran estudios que prueban que algunas metodologías hacen que personas, como el señor Torrado, aprendan estos temas y actúen en concordancia.

Attanasio, Bird, Cardona-Sosa y Lavado lo corroboraron al evaluar el programa ‘Lista Para Ahorrar’, desarrollado por Fundación Capital, Prosperidad Social y USAID. En este se les prestaba tabletas a madres beneficiarias de Familias en Acción y con ese instrumento les permitían acceder a contenidos de ahorro, deuda, seguros, entre otros. Al final se encontraron impactos significativos en el conocimiento, las actitudes, las prácticas y el rendimiento financiero. Especialmente en las poblaciones vulnerables, rurales y menos educadas.

Esa aparente contradicción indicaría que no hay consenso sobre el fracaso o las bondades de la educación financiera. Y, dado que pasa lo mismo en casos revisados en otras latitudes, es menester analizar un contexto más amplio.

NUEVA SÍNTESIS DE RESULTADOS

Kaiser, Lusardi, Menkhoff y Urban, quizá motivados por esta inquietud, publicaron esta semana un documento de trabajo que consolidó los resultados de 76 experimentos de 33 países, reportados en 68 artículos académicos. Este ejercicio, conocido como meta-análisis, encontró que los programas de educación financiera tienen un efecto positivo en el conocimiento de las personas y, simultáneamente, en los comportamientos financieros de corto y mediano plazo.

Los investigadores aportan varias recomendaciones para el porvenir. Uno de ellos, la generación de datos y estudios que midan impactos en el largo plazo, los cuales no sean exclusivamente autoreportes (esos en que las mismas personas responden si entendieron un concepto). Asimismo, sugieren documentar los costos de cada programa para estimar la rentabilidad de estas inversiones.

¿Y ENTONCES?

En la discusión sobre el futuro de la educación financiera en Colombia existen dos componentes que recobran relevancia. El primero es la consolidación de un mejor acervo de información que oriente la toma de decisiones. El segundo, y a propósito del maremágnum de transformaciones que ha generado el confinamiento, es la evaluación de impacto de intervenciones asociadas al desarrollo de servicios financieros digitales en ambientes de aprendizaje online (Ingreso Solidario sería un buen candidato).

Finalmente, es imperativo que cualquier desarrollo futuro reconozca que se aprende a nadar en el agua. Por eso la educación financiera debe ir de la mano de la inclusión financiera, es decir, desarrollada en entornos que permitan que personas, como Jairo Torrado, se familiaricen con los temas teniendo contacto con en el agua. Al igual que otros aprendizajes, es preferible que sea a temprana edad.

Puntuación
Posición en Iberoamérica
1
Juan Esteban Saldarriaga
Vice President at Alianza FinTech Iberoamerica | Co-Founder Rapicredit | ColombiaFinTech.co
24.4
5
3
Diego Molano
Consultor internacional en temas de TIC e innovación
19.4
18
4
David Velez
Founder and CEO at Nubank
17.0
27
5
Martin Schrimpff
Co-Founder of Zinobe | Founder of PayU | Founder Pagosonline.net
15.6
32
6
Ángel Sierra
Director Ejecutivo en Asociación FinTech e InsurTech de Chile | Member of Alianza FinTech Iberoamerica
14.8
39
7
Paula Cardenas
Business Manager at AEFI | Founder Member FinTech IberoAmérica
14.5
42
8
Clementina Giraldo
FinTech & AgTech in Latin America
11.8
60
9
Juan Francisco Schultze-Kraft
Board Member – Vicepresident at Colombia FinTech | PayU Legal
11.4
63
10
Daniel Rojas
CEO & Co-Founder at Rocket.la
10.1
69
11
Alan Colmenares
Digital Transformation Enablement – Latam at Microsoft
7.3
89
12
Laura Gaviria Halaby
Global Head FinTech Acceleration at Citi | Chief Acceleration Officer at TheVentureCity
6.3
101
13
Diego Alejandro Guzman Guevara
CEO and Co Founder at Bankity
6.2
104
14
Andres Ramirez Sierra
CEO at Banlinea LATAM
6.2
105
15
Daniel Navarro
CEO & CoFounder at NIMMÖK
6.1
109
16
Fernando Sucre
CEO at ComparaMejor
5.9
110
17
Andres Villaquiran
Founder & CEO Alkanza
5.3
119
18
Carlos Castañeda Olaya
Open innovation leader at Accenture | Country Manager at Wayra
5.2
123
19
Marisol Camacho
Director of Corporate Relations at Bancóldex | Director of Mindset at iNNpulsa Colombia
4.6
131
20
Felipe Valencia
Partner at Veronorte
3.7
143
Conoce más de estas Fintechs
Las empresas Fintech mencionadas en este artículo ya no hacen parte de la Asociación. Por lo tanto, Colombia Fintech no puede dar una recomendación positiva o negativa de la calidad de sus ex miembros, ni asume ninguna responsabilidad por ello.
Las opiniones compartidas y expresadas por los analistas son libres e independientes, y de ellas son responsables sus autores. No reflejan ni comprometen el pensamiento u opinión de Colombia Fintech, por lo cual no pueden ser interpretadas como recomendaciones emitidas por la Asociación. Esta plataforma es un espacio abierto para promover la diversidad de puntos de vista sobre el ecosistema Fintech.