Una herramienta para el Banco de la Republica

Cuando China públicamente aceptó estar evaluando una política para desarrollar los pagos electrónicos y digitalizar su moneda, se incrementó la percepción riesgosa de este activo, creada por la confusión entre las criptomonedas y las monedas digitales.

MÁS INFORMACIÓN →

Sin embargo, con el reciente interés de la Unión Europea en digitalizar el euro, los inversionistas tradicionales están comenzando a entender la magnitud del crecimiento en pagos digitales que existe en el mundo y la importancia de su desarrollo.

Comencemos con decir que en el Reino Unido se hacen más pagos de forma digital que con efectivo, los pagos con tarjeta débito igualaron el efectivo en 2017, alcanzando 13.000 millones de transacciones, tendencia que se aumentó significativamente al cierre de 2019, cuando se realizaron menos de 10.000 millones de transacciones con efectivo y más de 16.000 millones con tarjetas débito.

Como lo evidencian estas estadísticas de 2019, la velocidad de adopción que han tenido los pagos digitales no se puede desestimar, más aún cuando la pandemia acelera esta adopción, con una estimación de alcanzar 20.000 millones de transacciones antes de 2023.

Lo anterior es posible porque el 98 % de esta población tiene una tarjeta débito y en esta economía existe una gran variedad de proveedores de servicios que no cobra comisiones por el uso de la misma, ni por las transacciones, ni existen impuestos sobre estas últimas, casi que es más fácil hacer un pago con tarjeta débito que ir al cajero y retirar efectivo.

Pareciera entonces que el desarrollo de los pagos electrónicos radica en la adopción de la tecnología por parte de los pagadores, pero, en realidad, son las entidades financieras de base tecnológica las que deben presentar servicios de bajo costo que incentiven a los comerciantes a adoptar este cambio, haciendo tan fácil el pago digital que cree la sensación en el usuario de que es más engorroso, inseguro y costoso manejar efectivo.

China alcanzó US$2‘309.049 millones en transacciones electrónicas este año, con un crecimiento del 33 % en los últimos doce meses, generado por 901,7 millones de usuarios, lo cual es un número grande a todas las escalas, por ejemplo en Estados Unidos hay 256 millones de usuarios.

Esto se logra porque las empresas tecnológicas de este país tienen como objetivo atraer la mayor cantidad de tiempo de sus usuarios, sin importar lo amplia que sea la gama de producto que deban ofrecer, brindándoles formas de pago dentro de sus aplicaciones, mientras que en los países del Occidente, la estrategia de diferenciación está enfocada en la especialización del servicio, en una industria específica y un nicho particular de usuarios, dejando el pago para las empresas especializadas en pagos.

De esta manera, las empresas tecnológicas atraen en promedio más de cuatro horas diarias de usuarios en China, una cifra alta comparada con las tres horas y 15 minutos promedio en el Reino Unido.

Lo verdaderamente importante cuando se estudia la necesidad de digitalizar una moneda en un país es evidenciar si la población demanda la necesidad de la misma y claramente en China es una necesidad, no porque los usuarios tengan la voluntad de querer hacer mayores transacciones con sus teléfonos, sino porque los vendedores y comercios pueden incrementar sus ventas si tienen una forma de cobrar más fácil, segura y a costos justos.

La adopción del Código QR es, sin lugar a dudas, uno de los responsables de este cambio. Hoy, más del 50 % de las transacciones digitales en China no requiere de tarjeta débito o crédito física, mucho menos de un datáfono: con escanear el código QR en el teléfono basta para hacer la transacción y esto les permite a los dueños de tiendas y comercios únicamente pagar el 0,6 % por la transacción, en contraste con el rango del 2,5 % al 3 % que cobran en Colombia, ahorrándose -además- el costo del datafono.

Para atraer más a los comercios, si estos no venden lo suficiente para cumplir con el costo mínimo de las transacciones, las empresas digitales retornan las comisiones del 0,6% cobradas al comercio. De esta manera, eliminan la barrera de entrada que tienen los datáfonos en Colombia, ya que no existen costos hundidos por adquirir un equipo que nunca será usado lo suficiente.

Dicho lo anterior, digitalizar una moneda no tiene nada que ver con Bitcoin. Los bancos centrales de países como China, de la Unión Europea y del Reino Unido son conscientes de que el efectivo no es la forma de pago más usada en sus economías, por lo cual, evitar la impresión de moneda en papel o plástico (como los billetes de 5 y 10 libras en el Reino Unido) es inteligente.

Más importante aún, dado que los pagos digitales fomentan el desarrollo económico y la generación de empleo, la digitalización de la moneda es una de las nuevas herramientas que pueden implementar los bancos centrales para fomentar el crecimiento económico.

Entonces, ¿qué debe hacer el Banco de la República si Colombia aún no cuenta con las características de digitalización que muestra China o Europa?

Debe ser consciente del cambio y fomentar el desarrollo de la infraestructura de pagos en Colombia, dado que es más fácil si el Gobierno Central y el Banco de la República lo proponen, en lugar de esperar con los brazos cruzados la evolución del sector financiero colombiano. Quizá sea otra oportunidad perdida de las tantas que hemos dejado de lado, por el miedo a asumir la responsabilidad que conllevan nuestras posiciones.

Puntuación
Posición en Iberoamérica
1
Juan Esteban Saldarriaga
Vice President at Alianza FinTech Iberoamerica | Co-Founder Rapicredit | ColombiaFinTech.co
24.4
5
3
Diego Molano
Consultor internacional en temas de TIC e innovación
19.4
18
4
David Velez
Founder and CEO at Nubank
17.0
27
5
Martin Schrimpff
Co-Founder of Zinobe | Founder of PayU | Founder Pagosonline.net
15.6
32
6
Ángel Sierra
Director Ejecutivo en Asociación FinTech e InsurTech de Chile | Member of Alianza FinTech Iberoamerica
14.8
39
7
Paula Cardenas
Business Manager at AEFI | Founder Member FinTech IberoAmérica
14.5
42
8
Clementina Giraldo
FinTech & AgTech in Latin America
11.8
60
9
Juan Francisco Schultze-Kraft
Board Member – Vicepresident at Colombia FinTech | PayU Legal
11.4
63
10
Daniel Rojas
CEO & Co-Founder at Rocket.la
10.1
69
11
Alan Colmenares
Digital Transformation Enablement – Latam at Microsoft
7.3
89
12
Laura Gaviria Halaby
Global Head FinTech Acceleration at Citi | Chief Acceleration Officer at TheVentureCity
6.3
101
13
Diego Alejandro Guzman Guevara
CEO and Co Founder at Bankity
6.2
104
14
Andres Ramirez Sierra
CEO at Banlinea LATAM
6.2
105
15
Daniel Navarro
CEO & CoFounder at NIMMÖK
6.1
109
16
Fernando Sucre
CEO at ComparaMejor
5.9
110
17
Andres Villaquiran
Founder & CEO Alkanza
5.3
119
18
Carlos Castañeda Olaya
Open innovation leader at Accenture | Country Manager at Wayra
5.2
123
19
Marisol Camacho
Director of Corporate Relations at Bancóldex | Director of Mindset at iNNpulsa Colombia
4.6
131
20
Felipe Valencia
Partner at Veronorte
3.7
143
Conoce más de estas Fintechs
Las empresas Fintech mencionadas en este artículo ya no hacen parte de la Asociación. Por lo tanto, Colombia Fintech no puede dar una recomendación positiva o negativa de la calidad de sus ex miembros, ni asume ninguna responsabilidad por ello.
Las opiniones compartidas y expresadas por los analistas son libres e independientes, y de ellas son responsables sus autores. No reflejan ni comprometen el pensamiento u opinión de Colombia Fintech, por lo cual no pueden ser interpretadas como recomendaciones emitidas por la Asociación. Esta plataforma es un espacio abierto para promover la diversidad de puntos de vista sobre el ecosistema Fintech.