Colombia sigue rezagada en materia de financiamiento alternativo: Estudio

El país creció sustancialmente, sin embargo, se deben facilitar más instrumentos para que personas, startups y mipymes puedan acceder a recursos de financiamiento alternativo o fomento empresarial.

MÁS INFORMACIÓN →

Aunque no existe una definición única sobre "financiamiento alternativo", el Cambridge Centre for Alternative Finance lo identifica como aquellos canales o instrumentos financieros que surgen fuera del sistema financiero tradicional, es decir, bancos, u otros establecimientos vigilados de crédito o el mercados de valores. Estos modelos como marketplaces de crowdfunding, préstamos P2P o plataformas de pago a terceros, ciertamente, están creciendo de manera contundente en el sector financiero por su contribución diferenciada a que más personas y empresas puedan acceder a él.

En línea con entender el crecimiento de estos mecanismos, la semana pasada fue publicado The Americas Alternative Finance Industry Report 2017, el primer estudio de benchmarking a gran escala impulsado por la academia sobre los mercados y plataformas de financiamiento alternativo en la región abarcando empresas de esta industria localizadas en todo el continente, desde Canadá hasta Chile, e incluyendo a Colombia. El informe fue elaborado por la Universidad de Chicago y la Universidad de Cambridge con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo.

El reporte destaca cómo el mercado de financiamiento alternativo en línea ha crecido significativamente en el continente americano. El volumen total del mercado regional aumentó un 23%, de 28.700 millones de dólares en 2015 a 35.200 millones de dólares en 2016. En los últimos tres años (2014-2016), el volumen de transacciones en este segmento alcanzó los 75.600 millones de dólares.

En cuanto a la industria digital de financiamiento alternativo en América Latina y el Caribe, ésta también se ha expandido rápidamente en un período de tiempo relativamente corto. La creciente popularidad de la industria en la región puede atribuirse al limitado acceso a crédito para muchos consumidores y pequeñas empresas por parte del sistema bancario. De 2015 a 2016, el mercado en Latinoamérica experimentó un crecimiento de 209%, el más grande registrado hasta la fecha. En comparación, entre 2014 y 2015, la industria creció 97%. El volumen total de transacciones en 2016 fue de $ 342.1 millones de dólares, un aumento considerable en comparación con los $ 110.6 millones en 2015 y los $ 56.2 millones en 2014. Gran parte de este crecimiento fue impulsado por un gran aumento en la financiación de empresas. Del total de $ 342.1 millones de 2016, más de $ 230 millones provienen de los sectores de la industria del financiamiento alternativo dedicados a este segmento empresarial, a diferencia de casi todo el resto del mundo, donde se mueven más mecanismos para consumo personal.

crowdfunding - Colombia Fintech Slack.clipular.png

Aunque la mayoría del volumen de transacciones ocurrieron en Estados Unidos, se encuentran montos transados significativos y crecientes en Canadá, México, Brasil y Argentina. Esta diferencia es notoria debido a los niveles de PIB, la fuerte adopción de banca digital, un clima de inversión que financia y apoya el avance tecnológico, una cultura de innovación en el sector de servicios financieros, la demanda reprimida de consumidores y empresas no bancarizadas y un apoyo general en política pública y regulación.

 

crowdfunding - Colombia Fintech Slack.clipular (1).png
crowdfunding - Colombia Fintech Slack.clipular (2).png

En cuanto a Colombia, el país creció sustancialmente en 2016, de $ 334 millones en 2015 a $ 11,2 millones en 2016, lo que representa un crecimiento de 3,257%. Antes de 2016, el mercado colombiano estaba dominado exclusivamente por modelos no basados ​​en la inversión. En 2016, el Crowdfunding basado en donaciones generó $ 37 millones y el modelo de recompensas generó $ 397 millones. En conjunto, estas figuras representan menos del 5% del mercado de financiamiento alternativo del país. La llegada de modelos basados ​​en inversión como Mesfix ha hecho que el país haya experimentado un crecimiento atractivo. Por otro lado, al igual que Perú, el mercado local de financiamiento alternativo en el año 2016 ha sido impulsado predominantemente por los préstamos en balance a consumidores, que generaron $ 5.6 millones, el 50% del volumen total de Colombia, donde lideran Fintechs como Lineru y Rapicredit, y por otro lado, marketplaces y préstamos comerciales P2P, que representan $ 4.7 millones con el 42% del volumen.

Aunque continuamente nacen más negocios en este segmento y hay más consumidores y empresas apalancándose del mismo, Colombia se encuentra rezagada frente a otros países de la región, ubicándose en la quinta posición en América Latina a pesar de los múltiples esfuerzos institucionales de bancarización e inclusión financiera que dirige el gobierno nacional en los últimos años. Lo que sugiere la necesidad de una renovación en la política pública de financiamiento empresarial, que incorpore el fomento de todos los nuevos vehículos de financiación Fintech y que tenga incidencia en el próximo Plan Nacional de Desarrollo.

Aún así, el informe incluye los avances regulatorios que se han logrado en la región. En América Latina, las plataformas de financiamiento alternativo están trabajando activamente para crear más y nuevos espacios dentro de la regulación financiera y la política pública para asegurar un mayor desarrollo del sector. Para generar poder de negociación y conciencia pública, las plataformas han creado asociaciones nacionales e internacionales dentro del contexto de Fintech o financiamiento alternativo. La Asociación Mexicana de Crowdfunding, la Asociación Brasileña de Crowdfunding y la Asociación Chilena de Crowdfunding, todos fundados en 2014, fueron las asociaciones pioneras de la región. El diálogo se ha ampliado a través del tiempo y la escena de finanzas alternativas se ha amalgamado dentro del universo amplio del Fintech. Esto creó el espacio para las Asociaciones Fintech en Brasil, México, Colombia, Uruguay, Perú, entre otros.

Finalmente, Colombia Fintech, teniendo en cuenta este escenario, considera que se deben facilitar más instrumentos para que personas, startups y mipymes puedan acceder a recursos de financiamiento alternativo o fomento empresarial con iniciativas concretas para habilitar el crowdfunding tanto de crédito, factoring, como de inversión, etc. en un entorno de seguridad, confianza y protección para cada uno de los participantes. Y para ello, se deben crear más espacios de coordinación público-privada para analizar y validar el impacto de los segmentos de crédito digital, financiamiento colectivo y capital emprendedor que pueden llegar a ser claves en la economía digital y la competitividad del país, y para ello, se espera con expectativa el proyecto de regulación para los esquemas de Crowdfunding que se publicará para comentarios en los próximos meses.

The Americas Alternative Finance Industry Report 2017
May 2017
Conoce más de estas Fintechs