El reto de las ‘fintech’ no es solo la regulación

Además de normas claras, los emprendimientos que prestan servicios financieros basados en la tecnología deben trabajar para atraer a los consumidores.

06
Jul
I Conferencia FLAR sobre Finanzas y Tecnología
Hotel Casa Medina, Bogotá
MÁS INFORMACIÓN →

Con el desarrollo de emprendimientos basados en la tecnología que prestan servicios financieros, más conocidos como fintech han surgido desafíos en materia de reglas de juego, protección al consumidor, entre muchos otros.

‍Gabriela Andrade, especialista senior de la División de Conectividad, Mercados y Finanzas del Banco Interamericano de Desarrollo, señala que más allá de la regulación, estas iniciativas enfrentan otro tipo de retos con el fin de garantizar su sostenibilidad.

‍Sobre estos temas, la investigadora habló con Portafolio durante una visita al país para intervenir en la conferencia ‘Impacto de las tecnologías disruptivas en la inversión de recursos de instituciones oficiales’, organizada por el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

‍¿Cómo está el desarrollo de las ‘fintech’ en la región, frente a otras partes del mundo?

‍En términos generales, estamos un poco atrás de ciertas partes de Asia y Europa, aunque no tanto. El hecho de que haya más de mil startups, a pesar de que no existe regulación ni apoyo público, muestra que hay interés de los emprendedores que están viendo necesidades en los usuarios, con las limitaciones que aún hay en inclusión financiera, el mercado de los millennials, la creciente adopción del teléfono inteligente, todos son temas que van a hacer que la región se mueva cada vez más rápido.

‍Como pasa en muchos sectores, la tecnología va más adelante que las normas. En el caso de las ‘fintech’, ¿por dónde podría empezar a abordarse la regulación?

‍Las fintech traen nuevos modelos, jugadores y canales que cambian la forma en que se ha hecho la regulación financiera. Pero en este momento, creería que nadie sabe cuáles son las mejores prácticas para el segmento fintech, de manera que hay que experimentar juntos, entender qué se está haciendo bien y de ahí, aplicar los principios de la regulación financiera. Es importante el diálogo entre todos los actores, aprender qué pasa en otras partes del mundo, y examinar las lecciones aprendidas.

‍¿Cuál ha sido la principal motivación de estas firmas?

‍En América Latina hay un sector informal enorme, porque la gente excluida del sector informal sí tiene vida financiera pero en otros mecanismos que pueden ser más caros y riesgosos, no es la manera óptima, pero sí les resuelve una necesidad. El reto es ver cómo logramos que las personas que están por fuera, incluso las autoexcluidas, puedan entrar al sector formal con soluciones basadas en tecnología, y eso se puede lograr con un buen diseño de producto.

‍Aparte de las que ofrecen sistemas de pago y crédito, ¿qué otros usos han encontrado en las ‘fintech’?

‍La mitad son para pagos y financiamientos alternativos de distintas clases. Los otros son herramientas de desempeño empresarial, que les ayudan a las firmas a recibir y procesar pagos, facturación electrónica, contabilidad digital, y hay soluciones similares para consumidores, que les ayudan a comparar tasas de interés, establecer presupuestos y alcanzar metas de ahorro. Estas últimas son interesantes porque pueden ayudar a la formalización de las pymes, la educación financiera y son más fáciles de implementar, además de que no tienen tantos desafíos regulatorios.

‍Uno de los riesgos que se advierte es la posibilidad de elevar el sobreendeudamiento. ¿Cómo podría mitigarse?

Ese es un problema en varios países de la región. Y aunque los canales digitales pueden reducir algunos costos, es importante la regulación y autorregulación de las plataformas. La mayoría utiliza, aparte de sus propios algoritmos, información de los burós de crédito, pero la realidad es que muchas personas no están en el buró ni tienen suficientes huellas digitales para aplicar los algoritmos, de manera que el otorgamiento de crédito tampoco es ilimitado. El manejo de riesgos es un desafío, especialmente cuando se atiende a la población informal, y hasta que eso no se resuelva no va a haber mucho crédito.

‍¿Cuáles son los desafíos principales para los emprendimientos de ‘fintech’?

Entre las startups, hay distintos niveles de desarrollo, solo la mitad ya tiene un proyecto probado y está listo para escalar, y el desafío es consolidar lo que se ha logrado. Hay que trabajar en temas de confianza del consumidor, porque si no hay volumen de uso, hay emprendimientos que pueden fallar. Aunque haya una buena regulación, se necesita que haya transaccionalidad, en particular cuando se atiende a segmentos de menor ingreso. Hay que conquistar a los consumidores, dar productos con una propuesta de valor para que el modelo sea viable en el mediano plazo. Además, muchas plataformas van a tener que operar en más de un país para adquirir escala, por eso es importante que en la región haya algún tipo de alineación en las normas, para que no se dificulte esta tarea.

Conoce más de estas Fintechs
No items found.