¿Es posible hablar de Blockchain sin incluir a las monedas digitales?

En conclusión, sin presencia de incentivos y sin la colaboración del común de las personas, adoptar Blockchain pero no las monedas digitales carecer de total sentido ya que estas son el motor que impulsan su operatividad, por lo que la idea ingenua de muchas empresas y organismos solo pone en evidencia el escaso conocimiento existente sobre esta tecnología y los aspectos necesarios para garantizar su buen desempeño.

MÁS INFORMACIÓN →

El surgimiento de la economía asociada con las criptomonedas trajo consigo un nuevo panorama económico; pero uno de los aspectos que ha sido visto por todos los participantes del ecosistema económico como una gran innovación es justamente su tecnología subyacente.

Desde gobiernos hasta instituciones privadas consideran que Blockchain trae grandes novedades a todos los modelos de negocios en los cuales pueda ser aplicada, ya que garantiza transparencia en las operaciones, total seguimiento a los activos y el manejo de los mismos se da de forma segura, al tiempo que resuelve problemas asociados con la duplicidad de activos digitales de gran importancia.

Por ende, existe un sector principalmente integrado por instituciones financieras y entidades gubernamentales que asumen una postura que podría ser considerada “políticamente correcta”,ya que afirman que desean adoptar e implementar la tecnología Blockchain pero sin operar o implementar criptomonedas. Esta posición se aleja del verdadero significado de lo que implica operar una cadena de bloques, ya que omite un elemento fundamental para su funcionamiento, pareciéndose a las personas que se definen como amantes de los hot dogs (perros calientes) pero no quiere que el mismo lleve ningún tipo de salchicha o embutido.

¿Por qué la negativa hacia las monedas digitales?

Desde el nacimiento de Bitcoin, las criptomonedas han sido vista con escepticismo por los principales participantes del ecosistema económico. Sin embargo, estas demostraron su utilidad y comenzaron a volverse cada vez más popular entre las personas interesadas en este mundo, ya que aspectos como transacciones sin intermediarios, la privacidad, la inmediatez de las transferencias y los bajos costos por comisiones demostraron que esta podía ser utilizada como medio seguro para la adquisición de bienes y servicios.

En vista del creciente auge de Bitcoin también comenzó a crecer la preocupación de estas instituciones que figuraban en contra de su utilización, por lo que se ejerció mucha presión mediática para visibilizar que la misma estaba asociada con delitos, estafas o burbujas financieras. Eventos como el cierre de Silk Road, robo a MtGox, ataques DDoS solicitando rescates en activos digitales, sin dejar de lado las caídas abruptas en los precios han sido utilizados como ejemplos por gobiernos, entidades bancarias y empresas privadas.

Sin embargo muchos análisis carecen de objetividad, ya que al centrarse solamente en los hechos negativos (muchos de los cuales históricamente también han sido perpetuados de forma similar con muchas otras monedas y productos de valor) dejan de lado los aspectos que resultan muy beneficiosos en el uso de esta tecnología financiera. Siendo justos, por motivos similares nunca se ha visto en medios de comunicación la invitación a no hacer uso de divisas como el dólar estadounidense, el euro, o la libra esterlina a razón de los graves casos de corrupción y robos perpetuados con estas monedas.

Recientemente esta postura se ha materializado en acciones más concretas, ya que en ciertos países latinoamericanos los bancos y los organismos reguladores han ejercido fuerte presión para dificultar la venta de criptomonedas. En la actualidad destaca el caso de Chile, lugar donde se han cerrado cuentas bancarias a las plataformas de intercambio que operan a nivel localgenerando un fuerte rechazo por parte de la comunidad de usuarios.

¿Blockchain sin criptomonedas?

Por otra parte, la posición de las instituciones gubernamentales y financieras frente a Blockchain ha sido totalmente favorable, ya que reconocen los beneficios que la misma ofrece y su utilidad para mejorar diversos procesos operativos. Pero la tendencia se ha fundamentado en la adopción de esta tecnología sin incorporar criptomonedas en el proceso.

Para clarificar si esto es realmente posible conviene revisar brevemente cómo funciona un Blockchain:

De acuerdo con el documento fundacional publicado por Satoshi Nakamoto para Bitcoin, la red de bloques o Blockchain es definida como “un libro mayor descentralizado”, ya que constituye una plataforma en la cual queda registro público e inalterable de todas las transacciones hechas a través de la red, las cuales son agrupadas en bloques de información que son interconectados de forma secuencial. Una vez cargado un conjunto de datos, estos ya no pueden ser modificados en el punto en el cual han sido introducidos.

Lo que hace tan especial a Blockchain es que funciona gracias a una gran cantidad nodos, los cuales son computadores o dispositivos operados por millones de personas en todo el mundo que compilan la información asociadas con transacciones y las agrupan en bloques que luego son cargados a la red. Cada nueva transacción realizada en la red es manejada por todos los nodos, por lo que si alguno es hackeado, la red anulará al dispositivo afectado y tomará como válida la información proveniente de los nodos restantes.

En el caso de Bitcoin, para cargar la información de una transacción en la red es necesario que el nodo lleve un proceso de validación denominado Proof-of-Work, con el cual resuelve un algoritmo matemático que verifica el envío de los activos de una dirección a otra. Este protocolo puede diferir entre las distintas redes de bloques existentes (Proof-of-Stoke / Proof-of-Importance, entre otros), pero en todos los casos los computadores y equipos que se encargan de hacer este proceso destinan grandes cantidades de poder de cómputo para esta operación, ya que los algoritmos son cada vez más complejos y esto involucra un mayor consumo de electricidad.

En el caso de los Blockchain de generaciones superiores (aquellos que nacieron después de Bitcoin), estos permiten el envío de una mayor variedad de activos más allá de las monedas digitales, como contratos inteligentes, archivos, tokens o cualquier tipo de datos. Es aquí donde juega un papel muy importante el concepto de las “comisiones”, ya que para mantener operativos los nodos que dan soporte a la red, es necesario que los usuarios sean remunerados de alguna manera por el trabajo que desempeñan, por lo que estos captan las comisiones que son destinadas para cada transacción que procesan.

Es por este último aspecto que Blockchain y las monedas digitales van de la mano, ya que sin presencia de incentivos… ¿Qué motivación tendrían los usuarios para operar nodos y brindar sus recursos para sustentar la funcionalidad de la red?

Tomemos por ejemplo el caso de Ethereum, cuya cadena de bloques puede soportar la emisión de contratos inteligentes, por lo que esta red es una de las más utilizadas en el mundo por concepto de la gran cantidad de casos de uso que se le ha dado para aprovechar las bondades de esta tecnología. Sin embargo cualquier clase de información que desee transferirse a través de su libro mayor debe conllevar el pago de comisiones en su moneda digital nativa, Ether, justamente para soportar los procesos que se llevan a cabo en la red para la transferencia de los datos respectivos.

Tomando como ejemplo un proyecto recientemente implementado en Colombia, la Alta Consejería para las TIC de Bogotá y la Secretaría de Educación lanzaron un programa piloto de tipo electoral en colegios de la capital colombiana, caso de uso totalmente ajeno al ecosistema de las monedas digitales con el cual estudiantes podían elegir a sus representantes emitiendo votos a través de la red de Ethereum. Entre los desafíos que planteaba esta propuesta, Mauricio Tovar, co director del Grupo de Investigación InTIC de la Universidad Nacional de Colombia, destacó justamente el tema de los costos asociados con cada voto emitido en el Blockchain, el cual debía ser consignado en la moneda digital de la red.

Por supuesto existe el caso de empresas e instituciones que han lanzado iniciativas de corte privado produciendo sus respectivas redes de bloques, como lo es el caso de bancos y empresas internacionales. Sin embargo, muchos críticos de la comunidad afirman que, si bien estos proyectos constituyen un esfuerzo por aprovechar las bondades de esta tecnología, realmente difieren muy poco de las bases de datos centralizadas comúnmente utilizadas, ya que hacen un manejo en apariencia “distribuido” de la información pero al final esta termina acumulada en centros de datos que terminan siendo vulnerables frente a hackers o personas malintencionadas, justamente por no contar con el apoyo masivo que proveen las redes públicas distribuidas, sustentadas en gran medida por el apoyo de muchos participantes que captan las comisiones.

Entonces ¿Es posible hablar de Blockchain sin criptomonedas?

Para dar una respuesta clara a esta interrogante, conviene citar las palabras expuestas por Joaquín Moreno, representante de ConsenSysquien durante un encuentro en los espacios de ViveLab Bogotá respondió:

“Las criptomonedas son necesarias cuando hablamos de Blockchain, porque estas constituyen el incentivo para que las personas brinden su apoyo a la red”.

De igual manera responde a esta pregunta Daniel Pérez, co fundador y CTO de Epistemonikos, quien durante una entrevista para el blog de Buda.com afirmó lo siguiente:

“Me llama la atención como todos los empresarios creen y hablan del Blockchain, pero no creen en las criptomonedas. Para mi Blockchain como lo entiende la industria, no es posible sin criptomonedas, es como creer en 1995 que el futuro eran las intranets y decir que el internet estaba destinado a fracasar”.

De forma similar también opina Omar Larré, co fundador de Fintual:

“Sin criptomonedas Blockchain sería sólo una base de datos centralizada más, con un extra de seguridad criptográfica, algo que existe hace más de, qué se yo… ¿40 años?”

En conclusión, sin presencia de incentivos y sin la colaboración del común de las personas,  adoptar Blockchain pero no las monedas digitales carecer de total sentido ya que estas son el motor que impulsan su operatividad, por lo que la idea ingenua de muchas empresas y organismos solo pone en evidencia el escaso conocimiento existente sobre esta tecnología y los aspectos necesarios para garantizar su buen desempeño.

O para decirlo en términos más coloquiales… ¿Consideraría usted que una empanada está completa sin el relleno?

Puntuación
Posición en Iberoamérica
1
Juan Esteban Saldarriaga
Vice President at Alianza FinTech Iberoamerica | Co-Founder Rapicredit | ColombiaFinTech.co
24.4
5
2
Edwin Zácipa
Executive Director at Colombia FinTech | Managing Partner MiBank.co | Founding Member FinTech IberoAmérica
20.4
17
3
Diego Molano
Consultor internacional en temas de TIC e innovación
19.4
18
4
David Velez
Founder and CEO at Nubank
17.0
27
5
Martin Schrimpff
Co-Founder of Zinobe | Founder of PayU | Founder Pagosonline.net
15.6
32
6
Ángel Sierra
Director Ejecutivo en Asociación FinTech e InsurTech de Chile | Member of Alianza FinTech Iberoamerica
14.8
39
7
Paula Cardenas
Business Manager at AEFI | Founder Member FinTech IberoAmérica
14.5
42
8
Clementina Giraldo
FinTech & AgTech in Latin America
11.8
60
9
Juan Francisco Schultze-Kraft
Board Member – Vicepresident at Colombia FinTech | PayU Legal
11.4
63
10
Daniel Rojas
CEO & Co-Founder at Rocket.la
10.1
69
11
Alan Colmenares
Digital Transformation Enablement – Latam at Microsoft
7.3
89
12
Laura Gaviria Halaby
Global Head FinTech Acceleration at Citi | Chief Acceleration Officer at TheVentureCity
6.3
101
13
Diego Alejandro Guzman Guevara
CEO and Co Founder at Bankity
6.2
104
14
Andres Ramirez Sierra
CEO at Banlinea LATAM
6.2
105
15
Daniel Navarro
CEO & CoFounder at NIMMÖK
6.1
109
16
Fernando Sucre
CEO at ComparaMejor
5.9
110
17
Andres Villaquiran
Founder & CEO Alkanza
5.3
119
18
Carlos Castañeda Olaya
Open innovation leader at Accenture | Country Manager at Wayra
5.2
123
19
Marisol Camacho
Director of Corporate Relations at Bancóldex | Director of Mindset at iNNpulsa Colombia
4.6
131
20
Felipe Valencia
Partner at Veronorte
3.7
143
Conoce más de estas Fintechs
No items found.
Las opiniones compartidas y expresadas por los analistas son libres e independientes, y de ellas son responsables sus autores. No reflejan ni comprometen el pensamiento u opinión de Colombia Fintech, por lo cual no pueden ser interpretadas como recomendaciones emitidas por la Asociación. Esta plataforma es un espacio abierto para promover la diversidad de puntos de vista sobre el ecosistema Fintech.