Fintech, el primer aliado de los pagos digitales en Colombia

Hoy en día, Fintechs como Venmo, Stripe, Paypal o Braintree, que hacen parte de una nueva industria que usa la tecnología para transformar productos, servicios y procesos de la actividad financiera, están obteniendo un peso contundente en el sector financiero de muchos países.

MÁS INFORMACIÓN →

Asimismo, estas empresas jóvenes están construyendo un rol estratégico en todos los segmentos de la economía digital. En este nuevo escenario, la perspectiva también crece en el panorama de pagos digitales de Colombia. Cada vez más son los retos que tiene el sector Fintech como actor indispensable en el e-commerce y la venta presente del país.

Sin duda, el primer reto es la penetración de usuarios para que utilicen los servicios digitales. Uno de los canales que más estimula el mercado es el uso de smartphones. De acuerdo con un estudio del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), al cierre del 2016 por cada 100 colombianos, habían 34,43 smartphones, con un aumento del 50% frente al año anterior, lo que indica que cada vez más colombianos tienen equipos para aprovechar las oportunidades que brinda Internet. Sin embargo, hay un factor relevante de uso que aún no tiene incidencia en el comportamiento digital de las personas. Los puntos físicos como las sucursales bancarias son el primer lugar donde los clientes hacen sus transacciones monetarias y no monetarias. El año pasado en estos lugares se movieron $3.323 millones, mientras que los canales móviles están en el octavo lugar, según el segundo reporte semestral de operaciones del 2016 publicado por la Superintendencia Financiera.

Bancos, esquemas de recaudo y otras entidades financieras realizan esfuerzos considerables para activarse en todo este ecosistema de omnicanalidad con aplicaciones y servicios de banca móvil que permitan ampliar el engagement con sus clientes, y al mismo tiempo, reforzando niveles de seguridad, para ofrecerles una diversidad de opciones que sirvan como una herramienta efectiva de fidelización y retención a segmentos de afinidad y de valor potencial como son los millenials a través del uso de este tipo de tecnologías.

Por otro lado, el segmento más relevante dentro de Fintech es el de medios de pago y canales electrónicos. Estas innovaciones vienen influenciadas por la gran cantidad de startups y empresas que están emergiendo recientemente en el país, con un 22% del ecosistema Fintech local en número de negocios, según el Fintech Radar de Finnovista, y donde se destacan empresas como PayU Latam que controla el 84% del comercio electrónico en Colombia y posee presencia en 7 países de América Latina.

Por esta razón, el gran reto que afronta la industria Fintech está en brindar confianza y transparencia a los consumidores financieros y otorgarles incentivos para que usen este tipo de soluciones, tanto para hacer compras efectivas en Internet como para operaciones financieras, y para ello, deben crear un entorno de seguridad amigable para el tratamiento de sus datos personales, que claramente, no impacte la experiencia de usuario y se puedan bloquear las prácticas de fraude.

Todo esto anterior, finalmente, está contribuyendo a que haya una mayor recencia, frecuencia y más montos movidos a través de la economía digital. Aunque el comercio electrónico en general ha tenido un crecimiento importante en los últimos años, Colombia tiene mucho por recorrer. Según la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, las transacciones no presenciales crecieron en 2015 un 64% con respecto a las de 2014, con un volumen de USD $16.329 millones, que representa el 4.08% del PIB. Este indicador contrasta con el de mercados más avanzados como México y Argentina. Por lo tanto, falta mucho para que haya un auténtico ecosistema digital de pagos como se quisiera. En eso, hay bastantes temas por desarrollar, teniendo en cuenta las barreras regulatorias, institucionales, de mercado, tributarias, de infraestructura, y culturales que existen y que restringen un mayor acceso y uso en pagos digitales.

Aún así, el panorama de pagos digitales en el comercio electrónico en Colombia está viviendo su mejor momento. Cada vez hay más iniciativas institucionales de promoción y de revisión de estas barreras, nuevos actores entrando al mercado con medios y canales y una oferta de valor diferenciada. Recientemente, y como resultado del diálogo entre los emprendedores y empresas del sector, se promovió la creación de Colombia Fintech a finales de 2016, como la asociación orientada a crear un ecosistema dinámico para el desarrollo de los negocios Fintech en Colombia, que busca impulsar una política pública favorable para el crecimiento de la industria, promover su educación y conocimiento, y finalmente, posicionar a las tecnologías financieras como un actor estratégico en la economía digital del país.

Por último, las Fintechs tienen una gran responsabilidad dentro del ecosistema de pagos digitales, especialmente, en inclusión financiera proponiendo opciones más innovadoras, fáciles, rápidas y seguras, para que a través de sus servicios, las personas empiecen a registrar un mayor comportamiento transaccional en estos canales digitales. La competencia de las Fintechs no son los bancos, son el uso del efectivo, el gota a gota y la informalidad. Por lo tanto, promover entre los consumidores el uso de estas plataformas digitales y sus facilidades de pago, debe ser un objetivo de todos los actores de la cadena de valor para hacer de la digitalización de la economía, una ventaja competitiva para el país.

Conoce más de estas Fintechs