Las Fintechs se integran al nuevo Cluster de Servicios Financieros de Bogotá

La iniciativa de cluster de servicios financieros, cuyo lanzamiento fue el pasado 24 de mayo en el Centro Empresarial Chapinero de la Cámara de Comercio de Bogotá, acoge a las empresas que desarrollan actividades como banca comercial, financiamiento, seguros y negociación de valores, entre otros, y que representan un 10,3% del Producto Interno Bruto (PIB) de Bogotá.

24
May
Consejo Ampliado del Cluster de servicios financieros
Cámara de Comercio de Bogotá
MÁS INFORMACIÓN →

Dada su magnitud y potencialidades como el principal hub de esta actividad en Colombia, ésta iniciativa de cluster se ha fijado como meta convertir a Bogotá, en un plazo de 10 años, en el principal centro financiero internacional de la Región Andina, Centroamérica y El Caribe. Para lograrlo, los actores vinculados a la iniciativa buscarán trabajar en temas como la inclusión y educación financiera, así como en el posicionamiento internacional del sector y la identificación de oportunidades en los nuevos servicios no bancarizados que emplean la tecnología como nicho.

Les compartimos las palabras de inspiración de Andrés Alban, CEO de PuntoRed, y miembro principal de la junta directiva de Colombia Fintech en el evento de lanzamiento del Cluster:

--

Como miembro fundador de la Asociación Colombia Fintech tengo la honrosa responsabilidad de representar en este foro a este naciente gremio empresarial conformado por empresas que hacen un profundo uso de la tecnología para optimizar la prestación de servicios financieros en la mayoría de los casos en unión con la banca tradicional y en otros a través de modelos de negocio disruptivos que llegan directamente al consumidor.

A lo largo de los años el sector financiero se ha caracterizado por ser uno de los de mayor utilización de la tecnología en sus negocios.  Por poner un ejemplo, los pagos a través de tarjetas débito y crédito han marcado en los últimos 50 años, mediante el uso de las TICs, estándares de aceptación, calidad y agilidad envidiables en muchos otros sectores. Sin embargo, esta experiencia parece no ser suficiente para seguir el ritmo de la innovación actual. Desde hace unos años entramos en una era donde la rapidísima evolución de la tecnología, sobre todo en lo relacionado a novedosas aplicaciones de software, comenzó a impactar industrias que en otros tiempos parecían infranqueables. Son bien conocidos casos como el de la industria de la música, el transporte o las telecomunicaciones que no valen la pena repetir en este foro. No nos deja de asombrar la velocidad con la que aparecen nuevos lenguajes de programación sencillos y rápidos de implementar, o la facilidad en la escalabilidad y capacidad de despliegue de servicios de computación en la nube que permiten la entrada de nuevos jugadores sin necesitar grandes sumas de dinero para invertir. Pero más allá de esto, lo que realmente impacta estos modelos de negocio es la capacidad de aprendizaje de los consumidores que cada día demandan servicios más ágiles y transparentes.

Esta tendencia ha llevado a la industria financiera a pasar por uno de los momentos más interesantes de su historia. La banca mundial, incluyendo por supuesto la colombiana, están atravesando un periodo de evolución y aprendizaje. Muchos reconocen la importancia de contar con alianzas con empresas del sector Fintech.  Puedo decir que estoy aquí frente a ustedes, gracias a estas asociaciones. Algunas empresas como Puntored, son ejemplo de cómo un banco, en este caso Davivienda, ha logrado incorporar nuevos productos a su “core” para prestar servicios de valor agregado procurando una mejor fidelización de sus clientes o canales para llegar a segmentos de la población no bancarizada y más vulnerable de nuestro país.

Sumado a estos esfuerzos de la banca, también existen un importante número de empresas que están buscando la forma de servir al consumidor financiero de forma directa. Recientemente, hemos visto como gigantes del mundo de la tecnología, como Google, Apple o Alipay, comienzan a desarrollar servicios financieros como complemento a sus negocios. Asimismo, en Colombia un grupo creciente de empresas han construido modelos de negocio de servicios financieros basados en las nuevas tecnologías que buscan llenar espacios que han permanecido desatendidos por los jugadores tradicionales.

En este contexto, es de celebrar la iniciativa de la Cámara de Comercio de Bogotá de crear el Cluster de Servicios Financieros. Casos como este, han llevado a otras ciudades del mundo a adelantar programas exitosos que en mi opinión se fundamenta la combinación de dos elementos: la fortaleza de su sector bancario tradicional y el apoyo a la naciente industria Fintech. Algunos casos conocidos son el de Singapur, Nueva York y Londres. Es interesante detenernos en este último, donde se calcula que la industria Fintech genera ingresos por algo más de 7 billones de dólares al año y donde ha contribuido con la generación de 65,000 empleos directos, que por supuesto entran a sumar y fortalecer uno de los ecosistemas financieros más sólidos del mundo. Uno de los factores más importantes del éxito de este caso, ha sido sin lugar a duda, el apoyo irrestricto del gobierno inglés a la industria Fintech, y para esto inició la implementación de políticas de apoyo a la innovación y cambios en la regulación que dieron como resultado a tener nuevamente al sector financiero inglés a la vanguardia.

Por otro lado, los retos para posicionar a Bogotá como potencia en la innovación en servicios financieros no son menores y se debe contar con la participación de todos los actores del ecosistema. Para facilitar la participación en este y otros escenarios, el año pasado un grupo de empresarios decidimos crear la agremiación de empresas Fintech (Colombia Fintech). Nuestra apuesta es vincular al mayor número de actores de un ecosistema que día a día crece en nuestro país y en la región.  Según un estudio, publicado esta misma semana por la BID y Finnovista sobre nuestra Industria en Latinoamérica, hoy existen más de 700 empresas Fintech en la región.  Asimismo, reconoce a Colombia como el tercer jugador más importante después de Brasil y México, con 84 emprendimientos participando activamente del estudio. Hoy contamos en la asociación con cerca de 150 solicitudes de vinculación de empresas lo que refleja el creciente interés por el sector.

En la asociación estamos enfocados en 4 pilares que quiero poner en conocimiento de los asistentes en la medida en que los consideramos fundamentales para nuestro propósito del Cluster.  

  • ‍El primero está relacionado en promover la educación y el conocimiento del ecosistema. Para esto tenemos iniciativas interesantes como la realización del primer estudio del sector Fintech Colombiano.  Adicionalmente, consideramos muy importante el fortalecimiento en la oferta de jóvenes profesionales que se interesen por la innovación aplicada a los servicios financieros. Los que estamos en esta industria, tanto en la banca tradicional como en las nuevas empresas Fintech, sabemos que no es fácil encontrar talento que contribuya a la innovación de nuestros modelos de negocio. No puede dejar de preocuparnos que las ingenierías  relacionadas con el desarrollo de software no sean hoy tan atractivas en Colombia como sí lo son en otros países.
  • ‍El segundo pilar se enfoca en procurar la generación de políticas estatales que promuevan la innovación en los servicios financieros respetando siempre los derechos de los consumidores y las buenas prácticas del sector financiero en lo referente a riesgos y control. Tenemos en marcha una agenda normativa con el gobierno en donde discutimos temas relevantes como la identidad digital, mientras trabajamos en propuestas como el Sandbox regulatorio o marco de experimentación.  
  • ‍El tercero es la generación de espacios entre los diferentes actores del ecosistema financiero para promover la cultura colaborativa y de alianzas constructivas entre la banca, los fondos de capital, los emprendedores, los gremios, entre otros.
  • ‍El cuarto pilar del gremio, busca fomentar la demanda de servicios financieros especialmente en los segmentos de menor adopción como son las personas no bancarizadas o los pequeños comercios independientes. Es cierto que el gobierno y la banca han realizado enormes esfuerzos en promover la bancarización con resultados positivos, al punto que hoy se calcula que más del 65% de la población adulta tiene un producto financiero. Pero por otro lado, contrasta comparar estos buenos resultados con la frecuencia de uso de dichos productos financieros. Un estudio del Banco Mundial publicado en el 2015, concluía que en Colombia menos del 5,8% de las personas utilizan frecuentemente sus cuentas bancarias (entendiendo el uso frecuente en al menos 3 operaciones al mes para pagos, transferencias, depósitos y retiros).  

Es por esto, que frente a esta realidad, debemos concentrarnos en entender y aplicar nuestros esfuerzos en donde están los principales casos de uso transaccional de la mayoría de los colombianos. Esto nos lleva a considerar en este Cluster a un segmento importantísimo de nuestra economía como son los comerciantes pequeños, independientes y en muchos casos informales. Bien sabemos que en Colombia existen alrededor de 700,000 comerciantes independientes (tenderos, panaderos, comerciantes, droguistas, misceláneas, servicios de comunicaciones, etc….),  y que muchos se concentran en Bogotá. La mayoría de estos comercios no cuentan con infraestructura para recibir pagos electrónicos, no tienen acceso a crédito y muchos no cuentan con una cuenta bancaria. Se ha hablado de causas que van desde la falta de interés de la banca por atender este segmento de baja rentabilidad, el miedo de los tenderos a ser fiscalizados  o la falta de educación.

Pero más allá de las barreras del pasado, considero por otro lado que estamos en un momento propicio para lograr un cambio sustantivo en los hábitos de administración del negocio de estos comerciantes. La suma de varios factores, entre los que podemos resaltar un cambio generacional en los propietarios, la llegada de nueva competencia a los barrios con modelos de bajo costo y aplicaciones de domicilios, la implementación del monotributo, y la llegada de nuevas  tecnologías con modelos de negocio más económicos y flexibles. Bogotá tiene un rol importantísimo en este sentido y por eso consideramos que es el momento de promover activamente políticas enfocadas específicamente en la inclusión de este segmento comercial al uso de servicios financieros.

Para concluir, queremos nuevamente reiterar nuestro agradecimiento a la Cámara de Comercio por la invitación a participar en este evento y  reiterar el apoyo de la Agremiación Fintech a  la Iniciativa del Cluster de Servicios Financieros de Bogotá, con el objetivo de posicionar a nuestra ciudad como el principal centro de innovación para servicios financieros en la región.

Conoce más de estas Fintechs