Los cinco riesgos que Felaban detecta de las nuevas plataformas Fintech

Solo de las Fintech que prestan plata, ya hay cinco entidades en el país, operando con créditos de entre $100.000 para personas y $200 millones para empresas, en un nuevo modelo de negocio que aún no pasa por la lupa de la Superintendencia Financiera. Por eso, Felaban presentó un estudio en el que detectó cinco riesgos con estas empresas.

Así como la tecnología se metió con cada gremio que mueve a la economía, el sector financiero no se salvó de tener un ‘Uber’ que le compita; se trata de las Fintech, empresas que a través de internet o aplicaciones móviles, por ejemplo, le ofrecen a las personas pequeños créditos de hasta $750.000 con desembolsos en menos de 24 horas, aún si la persona no tiene historial crediticio.

Solo de las Fintech que prestan plata, ya hay cinco entidades en el país, operando con créditos de entre $100.000 para personas y $200 millones para empresas, en un nuevo modelo de negocio que aún no pasa por la lupa de la Superintendencia Financiera. Por eso, la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) presentó un estudio en el que detectó cinco riesgos con estas empresas. 

En primer lugar aparece la sobreoferta de crédito. Según describe en el texto del informe “el hecho de que existan más oferentes en la economía no quiere decir mejores servicios financieros. Estos colocadores nuevos de crédito no son monitoreados por ninguna autoridad. Nadie conoce sus prácticas, sus criterios de otorgamiento de crédito y sus políticas de prevención de problemas financieros. En esto no debe olvidarse el tema de protección al consumidor”. 

Sin embargo, para Martín Schrimpff, cofundador de Lineru, “la transparencia siempre se ha mostrado empezando con la regulación de la Superintendencia de Industria y Comercio, al igual que la claridad que se le transmite al usuario antes de aceptar el crédito, pues sabe cuánto va a pagar por el préstamos con facturas y reportes”. 

Por su parte, la agremiación bancaria añadió que otros riesgos son la “electronización de los mercados”, pues la velocidad de las transacciones hará cada vez más difícil saber qué ocurre en materia de oferta y demanda de crédito. A lo anterior, Felaban suma el problema de la guerra por obtener los datos crediticios y financieros de los clientes potenciales, “las exigencias para que todos custodien dicha información también crecerá”. 

En estos dos puntos, el presidente de RapiCredit, Juan Esteban Saldarriaga, aseguró que “los datos son tratados de forma privada y tienen el mismo sistema que cualquier empresa con sus usuarios, y el hecho de que es un sistema digital tendría mayores herramientas para establecer los indicadores del comportamiento de crédito de las personas”. 

Finalmente Felaban explicó en el documento que “la captación masiva y los nuevos sistemas de pago por fuera de la órbita de acción de los bancos centrales amenazan con hacer la política monetaria menos efectiva”, y como quinto punto, “mientras no se dé una regulación y supervisión efectiva, una misma actividad tiene diferentes tratamientos por parte de las normas”. 

“Son dineros limpios y vigilados, cada empresa nació con inversiones privadas pero con responsabilidades transparentes, por eso todo lo hacemos público”, respondió Schrimpff.

Diario La República
Conoce más de estas Fintechs