Seis beneficios que no sabe sobre los créditos digitales

Este método está fomentando la inclusión financiera y evitando que los usuarios recurran a servicios informales.

MÁS INFORMACIÓN →

El crédito online, solicitado a través de las fintech, ha venido ganando terreno en Colombia como una de las fuentes de financiación para las personas naturales, pequeños negocios y microempresarios que ven en estos una opción rápida y sencilla de cubrir emergencias sin necesidad de recurrir a créditos informales.

Esto se debe a la cobertura y alcance de las nuevas tecnologías en las clases medias y la población no bancarizada en el país, que trae consigo la inclusión financiera y la transformación del sector bancario. 

‍Y es que, a través de estos nuevos sistemas, los métodos para solicitar un bien o servicio financiero están cambiando. Por ejemplo, los usuarios están ahorrando tiempo en trámites, en espera de aprobación del servicio y otros asuntos que hacen más demorado el proceso. 

‍Según Juan Esteban Saldarriaga, co-fundador de Rapicredit, “las diferencias entre nuestros créditos y los modelos tradicionales, radican en el ahorro de tiempo y la facilidad para el usuario, ya que al ser procesos totalmente en línea, el usuario los puede solicitar desde la comodidad de su casa, celular o lugar de trabajo”. 

‍A esto, agrega Martin Schrimpff, co-fundador de Lineru, que “el usuario evita trámites y papeleos, sumando a ello la rapidez de la aprobación ya que no requiere de deudores, pagarés u otros documentos que demoran el proceso”. 

‍Adicional a esto, los dos empresarios consideran que estos créditos cuentan con beneficios que los usuarios desconocen y que son fundamentales a la hora de optar por un crédito en línea. 

‍De acuerdo con su testimonio, estos son algunos: 

  1. Procesos totalmente transparentes: El usuario podrá acceder por medio de su celular y ordenador a una simulación del crédito antes de solicitarlo, en la cual se le muestra la fecha a pagar y los costos y gastos detallados del crédito solicitado. 
  2. ‍Se crea historial crediticio: Tanto Lineru como Rapicredit reportan sus operaciones a las centrales de riesgo, por lo tanto el usuario podrá empezar a crear su historial crediticio.
  3. ‍Evaluación 100% objetiva: La aprobación del crédito es totalmente automatizada y está basada en demografía y estadística, los algoritmos permiten tomar decisiones en segundos sin la intervención de personas para aprobar o rechazar un crédito. 
  4. ‍Los intereses y cobros se frenan después de un tiempo: Si el cliente por alguna razón no puede pagar su crédito a tiempo, se le crean planes de pago y los cobros nunca llegan a exceder el valor total del crédito, por lo tanto llega a un punto en donde se frenan los intereses y los cargos adicionales. 
  5. ‍Chequeo de capacidad de pago: Rapicredit y Lineru tienen como política no prestar más de lo que el cliente realmente puede llegar a pagar, esto con el fin de no sobreendeudar al usuario. Además tienen la filosofía de “si es fácil sacarlo debe ser fácil pagarlo”, por lo tanto ponen a disposición varias formas para que el cliente pueda repagar el crédito.
  6. ‍No se cobran estudios de crédito: el análisis para estudiar las posibilidades de acceder al crédito no se cobran al usuario. NO hay intermediarios ni cobros por adelantado.
Conoce más de estas Fintechs